En tiempos de pandemia y de confinamiento, muchas personas están evitando acudir a sitios a los que antes iban con normalidad, como parte de las medidas de protección que se están sugiriendo. Es por ello normal, que haya personas que no se sientan cómodas o perciban cierto peligro al acudir a un centro de psicología (por ejemplo, debido al transporte público o a estar en un espacio al que acuden otras personas). En estos casos, la psicología online puede ser una opción alternativa para que aquellos que necesiten llevar a cabo un proceso terapéutico puedan hacerlo sintiéndose seguros.

¿Cuándo es apropiado llevar a cabo un proceso de terapia online?

La terapia online puede llevarse a cabo en un proceso terapéutico que comienza, porque la persona no puede desplazarse al centro de psicología o también puede llevarse a cabo durante una terapia, que anteriormente había sido presencial. Las razones para escoger esta modalidad de terapia pueden ser varias: pandemia, cambio de domicilio, dificultades físicas para acceder a un centro de psicología, dificultades personales (por ejemplo, padecer agorafobia o ansiedad social), etc.

En cualquier caso, es necesario que el paciente se sienta cómodo en este tipo de terapia y perciba que avanza en la superación de su problemática, siendo éste el objetivo fundamental de toda terapia. En caso de que el paciente o el terapeuta consideren que este tipo de terapia no está permitiendo que la persona vaya afrontando y avanzando en sus dificultades, será necesario abordarlo en la sesión para buscar alternativas terapéuticas.

Encuadre de la psicología online

Para que la terapia pueda llevarse a cabo con normalidad es necesario que el paciente busque un espacio en su casa, en el que se sienta cómodo y en el que perciba cierta privacidad para poder hablar con libertad, sin sentir que le escuchan o interrumpen. El espacio terapéutico tiene que permitir al paciente, abrirse con tranquilidad para poder hablar de temas que a menudo no le resultan fáciles de abordar, porque despiertan sentimientos de vergüenza, culpa u otras emociones que no siempre se muestran a los demás. También es fundamental que se escoja un sitio fijo donde tener las sesiones para poder asociar ese lugar a la terapia, preferiblemente en una habitación con mesa, donde se pueda colocar el ordenador.

La continuidad de la terapia online será igual a la que habría en un contexto presencial. El psicólogo explicará la continuidad que considera adecuada en ese proceso (semanal, quincenal, etc) y el paciente expondrá también su disponibilidad y disposición para que entre ambos lleguen a un acuerdo.

Si es un proceso que comienza, el psicólogo explicará brevemente al paciente, el enfoque psicoterapéutico desde el que trabaja y cómo serán las sesiones, dependiendo de ese enfoque. Los psicólogos especializados en Terapia Gestalt, por ejemplo, trabajan desde un modelo y aplicando unas técnicas distintas a otras escuelas psicoterapéuticas.

La condición fundamental para buscar ayuda psicólogica, ya sea a través de la modalidad de psicología online, o de manera presencial, es que uno perciba que tiene dificultades personales, que no está sabiendo solucionar por sí mismo. Pedir ayuda cuando la necesitas, te hace ser más honesto y valiente, te permite avanzar para recuperar tu bienestar interno.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…